Blog, Gatos, Mascotas

3 ERRORES EN LA EDUCACIÓN DE TU GATO

Educar a un gato necesita tiempo y dedicación, y hasta los tutores experimentados pueden ser dudosos. En el articulo de hoy les vamos a presentar los 4 errores en la educación de tu gato más habituales. Al decidir adoptar a un gato, es probable que nos surjan algunas dudas respecto a su educación y es normal, pues educar a un gato requiere tiempo y entrega.

 

LOS 3 PRINCIPALES ERRORES EN LA EDUCACIÓN DE TU GATO

Uno de los errores en la educación del tu gato que podemos incurrir es pensar que ellos no necesitan ser educados. Por desgracia, aún persisten algunos mitos sobre los gatos, y uno de ellos es pensar que los mininos “se crían por su cuenta”.

Los gatos deben contar con nuestra ayuda para entender las normas de la casa. Estos serán los principios básicos de una buena convivencia y nos dejarán construir un vinculo de amistad y confianza con él.

  • INTENTAR EDUCAR A LOS GATOS COMO SI FUERAN PERROS

Claramente, hay mucho más material y fuentes activas sobre el adiestramiento de los perros. En la práctica, y aunque lo hagamos de forma involuntaria, tendemos a relacionar la imagen de una mascota educada con un perro obediente.

Los gatos y perros son diferentes y establecen vínculos muy distintos con sus tutores. En primer lugar, necesitamos saber que los gatos jamás han sido domesticados como los perros y simplemente se han adaptado a repartir su territorio y establecer una relación de beneficio mutuo con los humanos. Por otra parte, los felinos son animales que, en estado silvestre, optan por una vida solitaria e independiente, mientras que los canes todo lo contrario.

Aunque un gato sea muy capaz de entender, su obediencia siempre estará condicionada a su voluntad e interés propio. De esta manera, si tu idea es tener una mascota de obediencia incondicional, lo mejor es inclinarse por un cano.

  • NO DEDICAR TIEMPO A GANARTE LA CONFIANZA DE TU GATO

Este sería otro de los errores en la educación de tu gato, no dedicarte a construir un vinculo de amistad y confianza. Está claro que, por el carácter más independiente de los felinos, es mucho más complejo ganarse la confianza de un gato que la de un perro.

Un gato nunca obedecerá porque sí, o simplemente para gustar a su tutor o obviar que se enfade. En primer lugar, el necesitará sentir que esta relación de aprendizaje es infalible y eficaz para su propia rutina.

  • CREER QUE LA VIOLENCIA TIENE ALGUNA FUNCIÓN EDUCATIVA

De los peores errores en la educación de tu gato, es intentar educar a un gato con castigos o disputas, nunca lograremos buenos resultados. A parte, perjudicaremos nuestro vinculo con nuestra mascota y favoreceremos el desarrollo de problemas de comportamiento.

Para obviar este terrible error, tenemos que emplear el refuerzo positivo en la educación del gato desde que sea pequeño. Al recompensar a tu gato por sus buenas conductas, incentivarás que él las incorpore como parte de su rutina y estimularás su inteligencia.

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén