Blog, Mascotas, Perros

5 pasos para presentar tu bebé a tu mascota

Cuando un bebé recién nacido llega a casa por primera vez y tenemos una mascota, que previamente ha vivido con nosotros, debemos tener en cuenta algunos factores para que esta entrada no se perciba como algo negativo o cree un espacio de tensión entre los dos miembros de la familia.

Hoy en el blog de El Mejor Amigo vamos a hablar de algunos trucos, que ayudarán a hacer esta presentación oficial mucho más cómoda y fácil para toda la familia y con la que, a lo largo de los meses, cada vez será más bonita y más natural.

    • Una buena idea para acostumbrar a tu perro a esta nueva etapa de la vida es empezar a marcar nuevos horarios para salir a pasear o comer, los que vayas a seguir cuando el bebé llegue a casa. De esta forma conseguirás avanzar progresivamente, para que cuando llegue el bebé ya se haya adaptado a los horarios. Si tu perro tira de la correa y tu idea es salir a pasear con tu bebé y tu mascota, apuesta por una correa de adiestramiento para que no te pegue tirones.
    • Aunque el bebé haya llegado a casa no te olvides de tu mascota. Dedícale ratitos de atención siempre que puedas, que sea exclusivamente para él; puedes acariciarlo, cepillarle, jugar con él, darle órdenes, etc.
    • Para que se acostumbre a los nuevos olores del bebé, puedes dejar que tu perro entre en la habitación del bebé antes de su llegada y también es importante que, cuando llegues de la clínica, puedas entrar tu primera que no te habrá visto hace unos cuantos días, para poder calmarlo. Una vez veas que tu perro se ha calmado, puedes acercar el bebé, siempre pendiente de que pueda olerle sin tomar riesgos de que meta sus patas, etc. De esta forma se hará una presentación natural y positiva. Si ves que el perro no reacciona bien debes marcarlo y dejarle las cosas claras e incluso, utilizar la correa si os sentís más seguros. Si ves, en cambio, que se comporta con delicadeza, permítele observar y oler al bebé, sin necesidad de que lo chupe, para evitar que le transmita cualquier suciedad.
    • Aunque tu perro sea lo más manso del mundo, no dejes al bebé y el perro solos, siempre que se vean delante de ti, bajo supervisión de uno de los dos miembros de la pareja, porque aunque sea sin querer, si no hay nadie que vigile, puede darle un golpe o arañarle con una uña, por ejemplo.
    • Una buena técnica es premiar actitudes buenas, delicadas y cariñosas con el bebé, para que asocie lo que está bien y lo que no. Los perros son muy inteligentes y, en la mayoría de casos, sólo con percibir el olor del bebé ya toman una actitud mucho más cuidadosa y precavida.

Con estos cinco consejos prácticos, la llegada del bebé a casa será mucho más natural y cómoda para todos.

Fuente:

4 Pasos para presentar tu bebé a tu perro

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén