Gatos

¿Cómo educar un gato des de pequeño?

¿Acabas de adoptar un gato bebé y quieres empezar a educarlo des de bien pequeño para que aprenda? Has dado en el sitio indicado, ya que hoy vamos a hablar de cómo educar un gato des de bien pequeño.

Los gatos son un tipo de animal salvaje y por lo tanto, poco casero, aunque es cierto que mucha gente tiene gatos en casa, estos necesitan su espacio y su libertad. Siempre buscan su bienestar, así que para conseguir que haga lo que queremos deberemos idear un sistema de recompensas para que se dé cuenta de aquello que tiene que seguir haciendo y lo motiven con su buen comportamiento.

A este sistema de recompensas para educar a un gato lo llamaremos refuerzo positivo, se trata de dar una pequeña recompensa para que tenga buena actitud. Es importante dárselo inmediatamente después de que se comporte de forma adecuada, ya que si no, no servirá de nada.

Esta técnica la podemos usar para educar a un gato cuando aún es un cachorro, ya que si lo acostumbramos a esto, se acostumbrará a las recompensas y las buscará continuamente, y nuestra misión es que se comporte bien, no que haga las cosas bien para obtener una recompensa a cambio.

Primeros pasos al educar un gato

Para educar a un gato, debemos querer comprenderlo, es decir, entender por qué hace según que cosas, o porque se mueve de según que forma. Es aconsejable que al principio nos basemos en fijarnos y observar todo aquello que haga el animal, de esta forma nos daremos cuenta aquello que le cuesta hacer, si es cariñoso o muy independiente, las veces que se va de casa y otras cosas a tener en cuenta.

Otro paso importante es intentar averiguar como procesa el gato las señales, los gatos son animales que se comunican mediante el olfato, a través de él pueden identificar muchas cosas, entre ellas, la fidelidad del dueño o el estado de ánimo con el que vuelves a casa.

Lo básico que tiene que aprender el gato es el cuidado y respeto de los muebles, las normas de higiene es decir, donde debe hacer sus heces. La parte buena de este aprendizaje es que los gatos son animales que se adaptan con facilidad y además son inteligentes y tienen una gran capacidad de aprendizaje.

No confundas tener un gato con un perro y no pretendas bajo ningún concepto que te dé la patita cuando se la pidas o que se siente, ya que no son de aprender ese tipo de cosas.

Es importante utilizar la misma expresión para cada acto, de esta forma si nos enfadamos entenderá lo que esperamos de él y podrá hacerlo. Además, debemos ser constantes con su aprendizaje para  ver resultados.

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén