Gatos, Perros

¿Cómo tener un perro y un gato viviendo juntos?

Bienvenido un día más al blog de El mejor amigo, todos nosotros somos grandes amantes de los animales y es por eso que a veces queremos tener más de una mascota a la vez y debemos plantearnos su compatibilidad antes de dar ese gran paso. Aunque creemos que los gatos y los perros son enemigos por naturaleza, eso no es verdad, todo depende de sus personalidades y socialización con otros animales.

Trucos y consejos a tener en cuenta

Si tenemos un perro en casa es importante practicar su adiestramiento antes de que llegue una nueva mascota a la familia, de esta forma nos aseguramos de que sabe quién manda y a quien debe hacer caso en todo momento. También podemos preparar a nuestro perro para la llegada del nuevo miembro haciendo que conozca a otros gatos y se relacione con ellos.

En el momento de presentar el nuevo gato a nuestro perro, podríamos ponerle una correa con tal de tener un mayor control de la situación. De esta forma si se pone agresivo o furioso nosotros podremos controlarlo. Esta técnica puede utilizarse durante todo el proceso de adaptación.

Seguramente será necesario mantener a los dos animales en distintas habitaciones durante algunos periodos de tiempo, ya que si no podemos vigilarlos pueden tener alguna pelea, esto no debe ser permanente, ya que la finalidad es que sean amigos y sepan convivir en los mismos espacios.

Por otra parte, si nuestro perro tiene juguetes y grandes distracciones como salir a correr o a hacer grandes paseos, lo más probable es que de menos importancia al gato y no esté tan excitado cuando mantenga contacto con él. El gato, por su parte, también necesitará tener sus juguetes, y sobre todo, una ruta de escape por si la situación se pone tensa, que sepa que tiene un lugar donde irse y sentirse seguro.

Al principio podemos hacer sesiones de diez o quince minutos con tal de que se vayan conociendo poco a poco pero sin sentir que invaden uno el espacio del otro. También deben tener claro que prestaremos la misma atención a uno que al otro tanto para jugar como para dar golosinas.

La comida es algo muy importante para cualquier animal, por lo que al principio será necesario que coman separados, mejor a los lados opuestos de la misma puerta, de esta forma sienten que el otro está allí pero sin entrar en su territorio ni comerse su comida.

Si poco a poco vamos creando más ratos juntos y hacemos que se acaben conociendo por completo es muy probable que lleguen a ser amigos inseparables, es importante tener paciencia y no saltarse ningún paso importante.

Fuente: https://es.wikihow.com/aclimatar-un-gato-a-un-perro

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén