Blog, Mascotas, Perros

La historia de Hachiko, un perro fiel

La película estadounidense “Siempre a tu lado, Hachiko” se estrenó en España en el año 2009 y es un remake de una película japonesa del año 1987 llamada “Hachiko Monogatari”. Lo que más nos conmueve de esta película es que está basada en una historia, por lo que este perro y todo lo que sale en la película, ocurrió de verdad.

El perro de esta historia es de raza Akita Inu, y nació exactamente el 10 de noviembre de 1923, un año después, un profesor de agricultura de la Universidad de Tokio decidió adoptarlo. Hachiko llego a casa del profesor algo mareado y con las patas torcidas, de aquí el nombre que éste le dio, Hachi en japonés es el número ocho y se representa con dos líneas curvas.

En realidad, Hachiko iba a ser la mascota de la hija del profesor, pero ella se quedó embarazada y más tarde se casó por lo que nunca llego a tenerlo como mascota propia. Para cuando se dio cuenta de ello, el profesor ya se había encariñado con este animal, por lo que decidió quedárselo como su mascota.

Día tras día Hachiko se despedía del profesor cuando éste se iba al trabajo, y después, lo iba a buscar a la cercana estación de Gonzy cuando el profesor regresaba. Como cada día el perro se paseaba por esa estación, la gente de allí empezó a reconocerlo y cogerle cariño. Además, todos eran testigos del gran vínculo que tenía con su dueño.

De forma inesperada, el día 21 de mayo de 1925 el profesor no regresó de su trabajo, sufrió una hemorragia cerebral que le causó la muerte mientras realizaba su trabajo en la Universidad de Tokio. Hachiko, como cada día, fue a buscarlo a la estación y se quedó allí esperando durante horas, días, meses, etc. Este perro seguía acudiendo día tras día a la misma hora a la estación esperando la llegada de su dueño.

Estatua de Hachiko

Todas las personas del lugar lo veían aparecer día tras día, también lo alimentabas y cuidaban, por lo que esta historia comenzó a ser conocida por mucha gente. En abril de 1934 se colocó una estatua de bronce en honor de Hachiko por su lealtad y fidelidad a su amo.

Finalmente, en 1935, Hachiko murió de filarisis, lo encontraron en la estación, donde llevaba 9 años esperando a su dueño. A día de hoy, la estatua todavía sigue en la estación y es un punto de encuentro muy popular, tanto que se puede llenar tanto el lugar que es imposible ver la estatua.

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén