Blog, Gatos

Trucos para el adiestramiento felino

Existen grandes diferencias entre perros y gatos, ya que los gatos son algo más independientes y tienden a pensar más en ellos mismo que en sus dueños, al contrario que los perros, que requieren una atención continua. De todas formas, eso no quiere decir que no podemos adiestrar a nuestro gato para mejorar la convivencia y relación con él.

5 consejos básicos

Debemos adaptar el adiestramiento al comportamiento de nuestro gato y a las necesidades que nosotros tengamos, para ello, a continuación veremos los cinco consejos básicos que debemos seguir si queremos conseguir nuestro objetivo.

  • Recompensa: los gatos no suelen entender los casticos, por lo que nuestro gato debe ser adiestrado únicamente con recompensas, ofreciéndole algún tipo de golosina cuando su comportamiento sea el deseado por nosotros. También podemos acompañar este gesto con un sonido con tal de que lo asocie con una buena acción por su parte, de esta forma haremos un buen refuerzo positivo.
  • Arañar: esta actividad no es algo que podamos eliminar o corregir en nuestro gato, ya que les sale por instinto cuando quieren marcar territorio. La mejor opción que podemos tomar es reconducir su instinto a otros objetos como juguetes, de esta forma dejará de arañar nuestra ropa y muebles.
  • Paciencia: cada gato es distinto y por lo tanto, nunca sabemos cómo será la reacción del nuestro al intentar adiestrarlo. Puede ser que al principio sea difícil pero siempre acaban obedeciendo, por lo tanto debemos tener mucha paciencia durante su adiestramiento.
  • Distracciones: es importante que adiestremos a nuestro gato en un momento del día que nos vaya a prestar especial atención, tal como antes de la comida. Además debemos evitar ruidos y sonidos que lo puedan distraer.
  • Refuerzo negativo: al igual que utilizamos el refuerzo positivo cuando nuestro gato hace algo bueno, también podemos utilizar el refuerzo negativo para cuando haga algo mal como hacer sus necesidades fuera del sitio correcto. Este refuerzo no debe ser físico, sino que podemos utilizar agua u otros factores que le puedan molestar.

Estados de ánimo de nuestro gato

A la hora de entender a nuestro gato, debemos fijarnos en su postura corporal con tal de saber cómo se siente y en función de esto, actuar. Cuando nuestro gato esta tumbado o acostado quiere decir que esta relajado, por lo tanto no quiere que le molesten.

En el momento en el que nuestro gato nos mira con los ojos abiertos y de pie sabremos que nos está prestando atención. De esta forma, si está contento se sentará relajado y en posición vertical con las orejas orientadas hacia arriba.

Si nuestro gato tiene miedo replegará las orejas hacia atrás y la cabeza hacia abajo con la mirada dirigida hacia arriba. Finalmente, si está enfadado tendrá una postura erguida con la cola rígida y enroscada por debajo del cuerpo.

Fuente: http://www.blogmascotas.com/consejos-basicos-para-adiestrar-a-nuestro-gato/

Fuente: https://www.purina.es/gato/comportamiento-y-adiestramiento/entender-el-comportamiento-de-tu-gato/lenguaje-corporal-de-tu-gato

No se admiten más comentarios

Tema creado por Anders Norén